Esto corresponde a la exigencia de la normativa vigente, que los edificios deben ser revisados y posteriormente certificados para un buen funcionamiento de sus redes e instalaciones gas cada 2 años.
 
El plan de trabajo es el siguiente:
 
  • Programación de horarios de inspección por cada departamento, para facilitar la presencia de moradores en las horas planificadas.
  • Reprogramación de inspección  de aquellos departamentos en donde no se encontraron moradores en los horarios señalados.
  • Verificar hermeticidad en red de gas, revisión del funcionamiento de los artefactos, vías de evacuación de gases producto de la combustión de los mismos.
  • Orientación y asesoría en cómo solucionar las deficiencias detectadas en el proceso de inspección.
  • Una vez notificadas las deficiencias encontradas en el procedimiento de inspección, se realiza una exposición dirigida a la comunidad, con el propósito de despejar las inquietudes, las que serán resueltas por el Gerente de la empresa.
  • Entrega de informe de resultados de las pruebas realizadas, utilizando para ello un software exclusivo, diseñado  con la finalidad de individualizar los problemas detectados, facilitando la labor de los responsables de la comunidad (administradores).